Las funciones de la saliva

Valora el Artículo:
0 / 5 (0 votos)

¿Alguna vez te has preguntado cuáles son las funciones de la saliva? Aunque todos tenemos este líquido transparente en nuestra boca, lo cierto es que en raras ocasiones nos paramos a pensar para qué sirve y cómo afecta a nuestra salud bucodental.

Pues tenemos noticias: la saliva cumple un papel fundamental a la hora de mantener sana nuestra cavidad oral. Por eso, nunca está de más saber exactamente qué es, cómo está compuesta y qué papel cumple en nuestro organismo.

Y justamente ese es el objetivo de este nuevo artículo de nuestro blog, explicarte cuáles son las funciones de la saliva (te adelantamos que son muchas) y ayudarte a entender por qué es tan importante para nuestra salud oral y general. ¡Empezamos!

¿Qué es la saliva?

Según la definición del Libro Blanco Sobre Saliva y Salud Oral publicado por el Consejo General de Dentistas de España, la saliva es un fluido biológico transparente, incoloro, inodoro y con algo de viscosidad que es producido por las glándulas salivales.

Está compuesta por agua en un 99% y por otras sustancias orgánicas (proteínas, glucoproteínas, enzimas, inmunoglobulinas…) e inorgánicas (fosfatos, bicarbonato, calcio, potasio, sodio…) en un 1%. Se estima que, de media, una persona segrega entre 1 y 1,5 litros de saliva al día y que, durante toda su vida, una persona puede segregar aproximadamente 43.800 litros.

Además, otro dato importante es que la producción de saliva está relacionada con el ciclo circadiano, razón por la cual durante la noche se segrega una mínima cantidad de saliva.

Que estos niveles de segregación salival se mantengan en sus valores normales es de vital importancia para nuestra salud bucodental. Su alteración, puede provocar ciertas enfermedades como la xerostomía o la hipersalivación.

Funciones de la saliva

La saliva cumple un papel esencial en la defensa y mantenimiento de los tejidos orales, así como durante el proceso formación del bolo alimenticio y de deglución de la comida.

Pero estas no son sus únicas funciones. La saliva también tiene otros muchos beneficios para la salud de nuestra boca. ¿Quieres saber cuáles son? Te los contamos a continuación.

1. Lubrica y mantiene húmeda la cavidad bucal, mucosas y dientes

La saliva es uno de los mejores lubricantes de origen natural. Ayuda a la fonación, a la masticación y a la deglución de los alimentos (los recubre para facilitar su paso por la boca, la faringe y el esófago).

2. Mantiene bajo control la microbiota oral

La presencia en la saliva de componentes antimicrobianos mantiene el equilibrio ecológico de las distintas especies de microorganismos que viven en nuestra boca. La saliva evita que las bacterias se adhieran y sobrevivan en nuestra cavidad oral y actúa como barrera protectora contra agentes patógenos.

3. Regula el PH de nuestra boca

La saliva neutraliza los ácidos producidos tras ingerir alimentos, evitando la desmineralización del esmalte y protegiendo los dientes contra las caries y la acumulación de placa bacteriana.

4. Ayuda a cicatrizar

Además de favorecer la mineralización del esmalte, la saliva tiene un efecto cicatrizante de los tejidos orales que favorece el proceso de curación de diversas lesiones bucales.

5. Limpia la cavidad oral

El flujo de saliva contribuye a arrastrar y a eliminar restos de alimentos, así como bacterias, hongos y virus.

6. Facilita la digestión

Una de las funciones más importantes de la saliva es la digestiva. Al contener amilasa, ayuda a degradar los almidones y facilita la digestión. Además, hace que la masticación de los alimentos sea más sencilla y contribuye a la deglución de los mismos.

7. Permite que percibamos los sabores

La saliva permite que las partículas sápidas de los alimentos (las responsables del sabor), alcancen y estimulen químicamente las papilas gustativas permitiéndonos reconocer distintos sabores. Por eso, la sensibilidad gustativa es menor cuando disminuye la secreción salival por la edad, el uso de ciertos medicamentos o por alguna enfermedad como la sequedad bucal.

8. Permite el diagnóstico de otras patologías

La saliva puede ayudar a identificar múltiples patologías o la predisposición de una persona a padecerlas de forma indolora y no invasiva.

¿Te ha gustado este artículo? Entonces también te puede interesar leer este post que hicimos sobre el efecto que tiene el azúcar en los dientes o este en el que comentamos cómo afecta la diabetes a la salud bucodental. Y si estás buscando un odontólogo en Madrid, no dudes en ponerte en contacto con nosotros

 

0 / 5 (0 votos)

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR