Absceso dental: qué es y cómo tratarlo

Valora el Artículo:
0 / 5 (0 votos)

Seguramente has oído hablar de abscesos cientos de veces, pero ¿sabías que existen muchos tipos de abscesos y uno de ellos es el absceso dental? Aunque son menos conocidos, lo cierto es que estos forúnculos o cavidades en las que se acumula pus pueden aparecer en casi cualquier parte del cuerpo. ¡Y la boca no es la excepción!

Por eso, y porque es una enfermedad que puede llegar a ser muy molesta y dolorosa para cualquier persona que la padezca, hoy en este nuevo post del blog de Teeth22 te queremos explicar qué es exactamente un absceso dental, cuáles son sus causas y cuál es el tratamiento más adecuado para plantarle cara.

¿Qué es un absceso dental?

Un absceso dental, también conocido como flemón dental, no es otra cosa que una acumulación de pus a causa de una infección de origen bacteriano. Este tipo de absceso puede producirse en diferentes regiones del diente y, comúnmente, se habla de dos tipos diferentes:

  • Absceso periapical: aquel que se produce en la punta de la raíz de la pieza dental.
  • Absceso periodontal: aquel que se produce en las encías, en al área colindante con las raíces dentales.

Se trata de un proceso inflamatorio bastante doloroso en el que tanto las encías como las piezas dentales se encuentran en riesgo. Además, de no tratarse a tiempo, no solo puede producir daños en la estructura interna del diente, sino que también puede llegar a afectar incluso a la estructura ósea de la mandíbula.

Causas del absceso dental

Generalmente, un absceso o flemón dental es el resultado de una caries que no fue tratada adecuadamente o de una fisura o grieta en una pieza dental que da paso a las bacterias y permite que se acumulen e infecten la pulpa del diente.

Pero, además, las enfermedades periodontales como la gingivitis y, sobre todo, la periodontitis, suelen ser una de las causas principales de los abscesos dentales.

Asimismo, hay que tener en cuenta que existen algunos factores de riesgo que pueden aumentar las papeletas de padecer un absceso dental. Algunos de los más importantes son:

  • Mala higiene bucodental. Una higiene dental poco rigurosa favorece la aparición de caries e incrementa las posibilidades de tener enfermedades periodontales.
  • Una alimentación rica en azúcares. Comer y beber frecuentemente productos azucarados tiene muchos efectos negativos para nuestros dientes. Ya te lo contamos en su día en este artículo.
  • Padecer otras afecciones como xerostomía o boca seca. Y también patologías que puedan debilitar el sistema inmunológico como puede ser la diabetes.

Síntomas de un absceso dental

Los síntomas principales que pueden indicar la presencia de un absceso dental son los siguientes:

  • Dolor de muelas intenso. El dolor es continuo y suele describirse como muy agudo o punzante.
  • Sensibilidad dental. Sobre todo, a temperaturas frías y calientes.
  • Dolor al masticar.
  • Hinchazón de la cara o mejillas.
  • Inflamación de la encía sobre el diente infectado.
  • Ganglios del cuello inflamados.
  • Fiebre.
  • Dificultad para tragar o respirar.

Ante cualquiera de los síntomas de absceso dental lo mejor es consultar a tu dentista de confianza. Pero, en caso de que presentes hinchazón en la cara, fiebre o dificultad para tragar o respirar, debes consultar de manera urgente con un especialista porque estos síntomas pueden indicar que la infección se ha extendido y el pronóstico puede complicarse.

Tratamiento de un absceso dental

El objetivo del tratamiento de un absceso dental es ponerle freno a la infección, conservar el diente y evitar complicaciones innecesarias. Para lograrlo, el dentista puede optar por distintas alternativas.

Lo primero siempre será drenar el absceso para frenar así la infección. El odontólogo hará una pequeña incisión para extraer todo el pus y luego procederá a lavar el área con solución salina.

En algunos casos, el dentista tendrá que realizar un tratamiento de conducto para eliminar la infección y salvar la pieza dental. En otros, si la pieza afectada no se puede salvar, el odontólogo extraerá el diente afectado y drenará el absceso para eliminar la infección.

Además, el dentista puede recetar antibióticos en caso de que la infección se haya propagado a piezas cercanas, a la mandíbula o a otras áreas.

¿Te ha interesado este artículo? Entonces también puede que te guste nuestro post sobre la pulpitis dental.

0 / 5 (0 votos)

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR