Bruxismo: causas, síntomas y tratamiento

Valora el Artículo:
5 / 5 (2 votos)

¿Te despiertas con tensión en los músculos faciales o sufres dolores de cabeza frecuentemente y sin razón aparente? Préstale atención a estos síntomas porque es posible que seas bruxista.

Popularmente denominado como “rechinar de dientes”, el bruxismo es una patología frecuente que cualquiera puede padecer y que puede producir, además de una importante erosión dental, desde cefaleas, hasta dolores cervicales o de oídos e incluso vértigos y mareos.

Se asocia habitualmente al estrés y, según los especialistas, es un trastorno que padece el 80% de la población alguna vez en su vida, y que es imprescindible detectar a tiempo para evitar lesiones dentarias de una gravedad mayor.

Por eso, en esta nueva entrada de nuestro blog queremos contarte qué es, cómo detectarlo y cuáles son los tratamientos más frecuentes para combatirlo.

¿Qué es el bruxismo?

El bruxismo es una parafunción oral que consiste básicamente en el hábito involuntario de apretar o rechinar los dientes.

Aquellos que lo padecen, aprietan los dientes superiores e inferiores generando una fuerte presión que, con el tiempo, puede provocar desgaste dental, fractura de los dientes, maloclusiones (mal alineamiento de los dientes), inflamación, retracción gingival o dolores tanto de cabeza como musculares.

Puede producirse durante el sueño (bruxismo nocturno) o mientras estamos despiertos (bruxismo diurno) y, normalmente, quienes presentan bruxismo no son conscientes de que padecen este trastorno.

Causas del bruxismo

Como mencionamos anteriormente, el estrés suele considerarse en la mayoría de las ocasiones el principal desencadenante del bruxismo. Sin embargo, existen otros factores que también pueden contribuir a su aparición:

  • El consumo de ciertos alimentos que alteran el sistema nervioso.
  • Problemas oclusales o de mal-posición dental.
  • Factores psicológicos como la ansiedad o la hiperactividad.
  • Malos hábitos a la hora de dormir (dormir en una posición incorrecta).
  • Una deficiente higiene postural.

Síntomas del bruxismo

Para la mayoría de las personas, el bruxismo es un hábito inconsciente que no se detecta hasta que no se acude a una revisión dental o hasta que la pareja escucha el rechinar de los dientes mientras duerme. Pero, ¿existen signos que nos puedan alertar de su aparición? La respuesta es sí y algunos de los principales síntomas son:

  • Tensión o dolor en los músculos de la mandíbula.
  • Dolor facial, de cabeza o de cuello.
  • Sensibilidad dental o molestias al masticar.
  • Problemas cervicales.
  • Insomnio o mala calidad del sueño.
  • Desgaste de piezas dentales
  • Retracción e inflamación gingival.
  • Ruidos al abrir y cerrar la boca (clics articulares).

Si se presenta una o varias de estas manifestaciones de manera continua, lo mejor es acudir al odontólogo para una valoración.

¿Cómo se trata el bruxismo?

El tratamiento del bruxismo dependerá de cuál sea la causa específica que lo está produciendo. Aunque nada lo elimina de forma permanente, lo que se intenta a través de los diferentes procedimientos es reducir el dolor, prevenir el desgaste de las piezas dentales y los daños mandibulares.

Si la causa es la maloclusión dental, es probable que el dentista recomiende un tratamiento de ortodoncia para corregir la posición de los dientes. Si la causa es otra, se deberá tratar con la utilización de una férula de descarga que amortigüe la presión y la fuerza que los dientes ejercen entre sí.

Para el dolor, lo más común es la prescripción de analgésicos, antiinflamatorios o relajantes musculares. Y también se acostumbran el uso de técnicas fisioterapéuticas con masajes de la musculatura de la cara, cuello y hombros para paliar los síntomas más comunes.

Además, se recomienda hacer actividades para reducir el estrés (meditar, ejercitarse, pasear…), evitar el consumo de sustancias estimulantes (café, té, azúcar, alcohol…) por la noche y visitar al dentista periódicamente para identificar el bruxismo y evitar males mayores.

 ¿Te ha resultado interesante este artículo? Si es así, puede que también te interese leer nuestro post sobre cómo la erosión dental afecta a los dientes o la entrada en la que hablamos sobre cómo cuidar los dientes durante un tratamiento de ortodoncia.

5 / 5 (2 votos)

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR