Qué es y cuáles son las causas de la sensibilidad dental

Valora el Artículo:
4.67 / 5 (3 votos)

¿Alguna vez has sentido una especie de calambre en los dientes al comer algo frío o muy caliente? ¿O has notado un ligero pinchazo mientras te cepillabas los dientes? Si la respuesta es sí, lo más probable es que tengas los dientes sensibles.

Lo primero que tienes que saber, es que la sensibilidad dental es un trastorno bastante frecuente que afecta a un gran número de personas (se calcula que la mitad de la población la padece). Eso sí, aunque sea un problema común que no requiere de tratamientos complejos, esta es una molestia que no debes ignorar y que en la mayoría de los casos es un toque de atención para que cuides mejor tu salud bucodental.

¿Por qué se produce la sensibilidad dental?

 La sensibilidad dental, también conocida como hipersensibilidad a la dentina, se produce cuando el recubrimiento de esmalte que protege los dientes se hace más delgado o cuando la parte interna más blanda de los dientes, conocida como dentina, queda expuesta por ejemplo debido a la retracción de las encías.

La dentina es porosa y contiene una gran cantidad de conductos que conectan la parte exterior del diente con los nervios. Por eso, al quedar expuesta, los dientes se hacen vulnerables a los cambios de temperatura e incluso al contacto con ciertos alimentos.

Normalmente, la sensibilidad dental se siente al comer o al beber cosas calientes, frías, dulces o muy ácidas. Pero en casos más severos, incluso corrientes de aire pueden generar molestia.

¿Cuáles son las causas de la sensibilidad dental?

Hay muchos factores que pueden producir la exposición de la dentina, consiguiendo desencadenar episodios de sensibilidad dental. A continuación, os contamos algunos de los más comunes:

  • Como ya mencionamos más arriba, la retracción de las encías genera la exposición de la raíz del diente, produciendo sensibilidad dental. Pero, ¿por qué se produce la retracción de las encías? Normalmente es debido a enfermedades de las encías como la gingivitis o la periodontitis.
  • Otra de las causas de la sensibilidad dental más comunes es el desgaste del esmalte que puede producirse por rechinar los dientes (bruxismo), por consumir frecuentemente comidas y bebidas ácidas (cuando el desgaste del esmalte dental es debido a esta causa es conocido como erosión ácida) o también en pacientes con trastornos alimenticios (vómitos frecuentes) o reflujo.
  • Algunos pacientes pueden sufrir sensibilidad dental debido a problemas de colocación de los dientes como la malposición dental, que permite que las piezas dentales choquen entre ellas y se erosionen unas a otras.
  • En los casos en los que hay presencia de caries, también puede producirse sensibilidad dental.

Solo tu odontólogo puede determinar la causa de la sensibilidad dental. Por eso, ante cualquier molestia en tus dientes, lo mejor es siempre consultar con tu dentista. En la consulta él podrá establecer con claridad si tienes dientes sensibles y, si es así, recomendarte cómo aliviarla y qué pasos seguir para evitar que empeore.

¿Cómo cuidar los dientes sensibles?

Después de visitar a tu dentista para determinar cuál es la causa que te está produciendo la sensibilidad dental, el siguiente paso es conocer los cuidados que debes tener para reducir las molestias.

Algunas de las recomendaciones más comunes en estos casos suelen ser:

  • Utilizar una crema o gel dental especialmente formulado para ayudar a reducir la sensibilidad dental.
  • Limpiar los espacios interdentales al menos una vez al día con hilo dental.
  • Cuidar la salud de tus encías para no empeorar la pérdida de hueso y encía que sostiene el diente dejando expuesta la raíz.
  • Seguir una dieta baja en alimentos y bebidas ácidas.
  • Evitar cambios de temperatura bruscos.
  • En los casos en los que la sensibilidad dental sea producida por bruxismo, el tratamiento más común es la utilización de una férula nocturna para proteger los dientes del contacto.
  • Acudir a tu dentista para comprobar que no tienes caries

En algunos casos más severos, el dentista puede recomendar aplicar un barniz de flúor para proteger los dientes, reduciendo la sensibilidad dental temporalmente y fortaleciéndolos.

¿Lo más recomendable? Acudir a tu odontólogo de cabecera frecuentemente para prevenir los síntomas de la sensibilidad dental o para tratarla a tiempo. La sensibilidad dental que no se trata puede dificultar una correcta higiene bucodental y causar patologías como caries o enfermedades de las encías. Ya que los pacientes cuando sienten molestias al cepillarse los dientes suelen hacerlo peor y más superficialmente, se recomienda lavarse con agua templada a aquellos que sufren hipersensibilidad.

¿Todavía no tienes un profesional de confianza al que acudir? No dudes en ponerte en contacto con nosotros. ¡En Teeth22 estaremos encantados de atenderte!

4.67 / 5 (3 votos)

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR