Eléctrico vs. Manual: ¿qué cepillo de dientes elegir?

Valora el Artículo:
5 / 5 (1 votos)

¿Cuál es mejor: el cepillo de dientes eléctrico o el cepillo de dientes manual? Esa es una de las preguntas más comunes que nos planteamos hoy en día a la hora de decidir qué cepillo de dientes elegir.

Y no es un debate reciente. Ya por el año 2005 la iniciativa Cochrane, una organización independiente y sin ánimo de lucro que se dedica a revisar estudios sobre diversos temas científicos en busca de conclusiones claras, publicó una revisión titulada “Cepillado manual versus cepillado eléctrico para la salud oral”.

Su conclusión tras el análisis de diversas fuentes especializadas fue que “comparados con los cepillos dentales manuales, los cepillos dentales eléctricos con una acción de oscilación y rotación proporcionan protección contra la inflamación de las encías a corto y largo plazo y mejor eliminación de la placa a corto plazo”.

 Pero, ¿realmente es mejor utilizar un cepillo de dientes eléctrico que seguir haciendo uso del cepillo manual de toda la vida? En esta nueva entrada del blog de Teeth22, vamos a ver cuáles son las ventajas de cada uno de estos dispositivos para que sepas qué cepillo de dientes elegir la próxima vez que vayas a la compra.

Ventajas del cepillo de dientes eléctrico

Aunque con ambos tipos de cepillo de dientes se puede realizar un cepillado dental eficaz, lo cierto es que determinados cepillos eléctricos son mejores que un cepillo de dientes manual.

La razón es que, según los expertos, ciertos cepillos eléctricos, concretamente los que tienen un mecanismo oscilante rotatorio (cuando el cabezal del cepillo gira en una dirección y luego en otra) son capaces de reducir más placa bacteriana que los cepillos manuales, lo que significa que permiten prevenir más eficazmente la aparición de caries o enfermedades periodontales como la gingivitis.

Pero hay más. Al contar con un mecanismo de control de la presión, los cepillos eléctricos minimizan el riesgo de abrasión del diente y evitan que al cepillar se pueda erosionar la superficie dental y dañar el esmalte.

Además, también se ha comprobado que estos cepillos permiten alcanzar zonas de difícil acceso con un cepillo manual para una mejor limpieza bucodental (como las caras internas de los dientes y las muelas), y que las personas que usan cepillos de dientes eléctricos permanecen más tiempo cepillándose (se calcula que entre un 20% y un 40% más de tiempo según los especialistas), ya que es menos cansado de utilizar y que en muchas ocasiones incorpora una señal acústica que garantiza un cepillado de como mínimo dos minutos de duración.

Asimismo, los cepillos de dientes eléctricos son la opción más recomendada para personas que tienen menos destreza manual, como pacientes que padezcan alguna enfermedad que les impida moverse con normalidad, personas mayores o, también, para aquellos cuidadores que deban cepillarle los dientes a un tercero.

Ventajas del cepillo de dientes manual

Sin embargo, esto no quiere decir que todos los cepillos eléctricos sean mejores o que no se pueda realizar una correcta higiene dental con un cepillo de dientes manual.

De hecho, hay algunas circunstancias en las que puede ser recomendable el uso del cepillo de dientes manual frente a la utilización de cepillos eléctricos.

Tal es el caso de personas que acaban de someterse a una cirugía oral y presentan dolor bucodental. En esta situación, el uso de un cepillo de dientes manual de cerdas muy suaves permite realizar una limpieza dental mucho más delicada, en la que cada paciente puede regular mucho mejor la velocidad, la fuerza y la intensidad del cepillado.

Así mismo, los pacientes con ortodoncia tienen un mejor aliado en el cepillo manual, pues el eléctrico puede producir desprendimientos de alambres o de brackets con mayor facilidad, mientras que con el manual cada persona puede tener el control de los movimientos y de la fuerza aplicada al cepillar.

Otro ejemplo es cuando salimos de viaje. El cepillo de dientes manual es mucho más fácil de transportar y se encuentra con mayor facilidad en cualquier sitio, lo que favorece que, aunque no nos encontremos siguiendo nuestra rutina normal, no dejemos de lado nuestra higiene dental.

Y, por último, en el caso de los niños, aunque no hay ninguna contraindicación para que utilicen cepillos de dientes eléctricos, muchas veces la oferta de cepillos manuales adaptados al tamaño de su boca y de sus manos, y diseñados con divertidos motivos, los puede ayudar a adoptar el hábito del cepillado con mayor naturalidad.

¿Conclusión? Se puede lograr un perfecto cepillado dental tanto con un cepillo eléctrico como con un cepillo manual, todo depende de las necesidades y preferencias de cada persona.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que los cepillos de dientes eléctricos presentan algunas ventajas frente a los cepillos manuales (sobre todo en lo que se refiere a la eliminación de placa bacteriana), y que lo que realmente marca la diferencia es la técnica de cepillado y el tiempo que le dedicas a tu higiene bucodental (la OMS recomienda un mínimo de dos minutos, indiferentemente de si el cepillado se hace con un cepillo eléctrico o con uno manual).

Sea cual sea el cepillo de diente que elijas, lo importante es que no olvides cepillarte al menos dos veces al día durante el tiempo recomendado, que uses hilo dental, que no te olvides de cambiar frecuentemente tu cepillo dental y que visites regularmente a tu dentista. ¡Tu salud bucodental te lo agradecerá!

5 / 5 (1 votos)

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR