Trastornos temporomandibulares: tipos y síntomas

Valora el Artículo:
3 / 5 (1 votos)

Si frecuentemente te duele la cara o el cuello, en ocasiones sientes dificultad para masticar o bostezar o alguna vez has oído un chasquido al abrir o cerrar la boca, es posible que estés padeciendo de trastornos temporomandibulares o trastornos de la articulación temporomandibular.

Estos trastornos, también conocidos como trastornos de la ATM, son un grupo de alteraciones relativas a la articulación temporomandibular y a las estructuras anatómicas que la rodean, que producen dolor en diferentes zonas y que pueden causar disfunción en los músculos que controlan el movimiento de la mandíbula.

Se calcula que afectan a entre un 5% y un 12% de la población, están considerados la segunda causa de consulta por dolor musculoesquelético después del dolor lumbar y se presentan más frecuentemente entre mujeres de entre 20 y 50 años.

¿Qué son las articulaciones temporomandibulares?

Para entender mejor qué son y cómo se producen los trastornos temporomandibulares, es importante comprender primero qué son las articulaciones temporomandibulares. Te lo explicamos a continuación en esta nueva entrada del blog de Teeth22.

Se trata de dos articulaciones, ubicadas una a cada lado de la cabeza, que funcionan sincronizadamente y que conectan el hueso temporal con el maxilar inferior o mandíbula. Estas articulaciones, que actúan a modo de bisagra, son las responsables de que podamos mover la mandíbula de arriba a abajo y de lado a lado, pudiendo ejecutar acciones tan cotidianas y naturales para nosotros como hablar, masticar o bostezar.

Son probablemente dos de las articulaciones más complejas del cuerpo humano y, todos los problemas que afectan a este sistema complejo compuesto por ligamentos, discos, músculos y huesos, son conocidos como trastornos temporomandibulares o trastornos de la ATM.

Las causas de estas alteraciones no están claras en la mayoría de los casos, aunque en ocasiones pueden ser ocasionadas por traumatismos o fuertes impactos.

Tipos de trastornos temporomandibulares

Según los expertos del Instituto Nacional de Investigación Dental y Craneofacial, los trastornos temporomandibulares pueden clasificarse en tres categorías principales:

  • Dolor miofascial: implica molestias o dolor en los músculos que controlan la función de la mandíbula.
  • Desarreglo o asimetría interna de las articulaciones: está causado por un disco desplazado (los discos son los encargados de absorber los golpes a las articulaciones provocados por la masticación o por otros movimientos), por una dislocación de la mandíbula o por lesiones del cóndilo (los extremos redondeados de la mandíbula inferior).
  • Artritis: se refiere a un grupo de trastornos degenerativos e inflamatorios de las articulaciones que pueden afectar también a las articulaciones temporomandibulares.

Es posible sufrir más de uno de estos trastornos al mismo tiempo y, aunque es difícil saber con certeza si uno padece de alguna de estas alteraciones porque sus síntomas pueden asociarse también a otras dolencias, existen algunas señales de alerta.

Síntomas de los trastornos temporomandibulares

Los trastornos temporomandibulares de trastornos de la ATM presentan varios síntomas o señales. Algunos de los más comunes son los siguientes:

  • Dolor en los músculos de la masticación o en la articulación mandibular.
  • Dolores frecuentes que se irradian por la cabeza, la cara o el cuello.
  • Sensación de rigidez en los músculos de la mandíbula.
  • Mandíbula que se bloquea o que no se puede mover con normalidad.
  • Chasquidos o cliqueos al abrir o cerrar la boca o al masticar.
  • Cambio en la forma en el encaje de los dientes superiores e inferiores.

Aunque no existe en la actualidad una prueba específica para diagnosticar los trastornos temporomandibulares, un médico o dentista puede emitir un diagnóstico haciendo una evaluación de los síntomas, así como de la historia clínica y odontológica del paciente.

Lo más usual, es que el dentista pueda recomendar evitar movimientos extremos o bruscos de mandíbula, practicar estiramientos suaves y ejercicios de relajación, usar una férula para reducir los efectos del bruxismo o también podrá recetar analgésicos o antiinflamatorios para tratar el dolor.

¿Después de leer este artículo sospechas que sufres trastornos temporomandibulares? Ponte en contacto con nosotros para que podamos ayudarte.

3 / 5 (1 votos)

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR